Back to all inspirations

La mejor equipación para tus salidas a la montaña
Abr 30, 2021

Author

wineblog

Share this article

Tu nueva actividad redescubierta gracias a The Wine & Country Club, el trekking, requiere de una equipación adecuada y unos materiales de calidad que te aseguren una comodidad y unos accesorios a la altura de la actividad que vas a desarrollar. Además, sabes que cada nivel de ruta necesita que tus acompañantes de camino, tanto las prendas como los accesorios, se adecúen a la extensión y dificultad que se van a encontrar.

Para ello te equipaste, en primer lugar, con la indumentaria más adecuada. Comenzando por los pies, el calzado sabías que debía tener las siguientes características: comodidad, ventilación, aislamiento térmico, agarre y amortiguación. Sin embargo, este se puede adaptar al nivel de dificultad que presente la ruta. Por eso te hiciste con tres opciones: una más versátil, tipo zapatilla de running, para los primeros niveles y rutas más adaptadas al senderismo; luego una opción puramente de montaña para los niveles superiores. Pero dentro de esta segunda clase, tienes tanto la versión zapatilla para montaña como bota para los días más fríos y para cuando el terreno es más duro.

Después, pasando a los pantalones de trekking, estos deben contribuir a la comodidad y a facilitar el paso, sobre todo en las rutas más largas. Por lo que la elección estuvo marcada por la elasticidad del tejido, que a su vez fuese transpirable para favorecer la salida del sudor a la par que robusto y ligero con leves refuerzos en las zonas más críticas.

Por último, lo mejor es que tengan bolsillos con cremalleras.

Respecto a la parte superior, te hiciste con varias capas ya que es lo más adecuado. Las tres comparten características con la elección de los pantalones.

Las prendas claves, empezando por la camiseta, fue una cuya esencia era su capacidad transpirable para que el sudor no quedase en contacto directo con la piel.

Luego, el forro polar, se definió por su ligereza, resistencia y gran aporte de calor.

Por último, a pesar de que Málaga no sea una zona que sufra grandes lluvias, te hiciste con una chaqueta impermeable porque, sobre todo en la época de precipitaciones, no sabes cuándo te puede sorprender una borrasca.

 

 

¿Qué más necesitas para ir a la montaña?

Dejando a un lado la indumentaria, los accesorios son igual o más importantes. La mochila es el elemento principal. En ella llevarás todo lo necesario, pero a la vez imprescindible, es decir, no incluirás en ella nada que te suponga llevar peso extra o algo que realmente sabes que no vas a utilizar.

La mochila que siempre te acompaña en tus rutas cuenta con una capacidad de entre 22 a 30 litros, lo suficiente para llevar de forma cómoda el equipo necesario para una jornada. Una vez dentro todo lo imprescindible, hay que distribuirlo bien para una mayor comodidad. 

¿Qué es lo que sabes que es imprescindible de llevar en la mochila? En primer lugar, un GPS especial para la montaña. En ocasiones los móviles pierden cobertura y te dejan “a ciegas” en medio de un camino. Del mismo modo, para que tu móvil no te abandone, es bueno contar con una batería extra portátil.

Como la montaña es un lugar dado a imprevistos, caídas, roces, arañazos y rasguños, un pequeño botiquín te salvará en más de una ocasión y ha de ser impermeable, compacto y ligero.

Imprescindible también es contar con protección solar (tanto para la piel como para los ojos, gafas de sol, y para la cabeza, un gorro o sombrero), comida (ligera, fruta y/o barritas energéticas, también en función de la duración de la ruta) y bebida (principalmente agua, aunque también se puede reforzar con bebidas energéticas).

Luego, una linterna, aunque no se tenga intención de volver tarde como para que haga falta, puede suceder cualquier imprevisto que nos haga utilizarla.

Otros accesorios con los que cuentas y sabes que te facilitarán tus salidas son los bastones, que ayudan a conseguir distribuir una parte importante del esfuerzo y peso al tren superior. Por último, sabes que hay que incluir en la equipación para la montaña una pequeña navaja multiusos.