Back to all inspirations

La gastronomía tradicional de Ronda
May 25, 2021

Author

wineblog

Share this article

gastronomía tradicional de Ronda

Ronda enamora y no solo por su belleza. Su imponente Puente Romano la convierte, además, en una ciudad mágica, llena de curiosidades. Entre sus calles hay historia, se respiran siglos de cultura celta, fenicia, romana y árabe que habitaron sus calles. Lo que también dejó huella en su gastronomía.

Una visita a Ronda es de obligado cumplimiento cuando se pasa por la Costa del Sol. Una ciudad perfecta para perderse entre sus calles y enamorarse de su hermosa arquitectura y paisajes. Inmersa dentro del Parque Natural Sierra de las Nieves, se encuentra a tan solo unos 100 km de Málaga y a unos 60 km de Marbella.

Su entorno e historia han propiciado el nacimiento de cocineros de renombre como Benito Gómez, que hacen de Ronda toda una experiencia para el paladar.

 

La huerta rondeña 

 

Comenzando por los productos más típicos que da la tierra de Ronda, caracterizada por su excepcional clima que favorece la plantación de hortalizas y legumbres de una gran calidad. Esto se traduce en platos en apariencia sencillos, pero que el producto local eleva a otro nivel: habas con jamón, las alubias con morcilla, la calabaza o el famoso gazpacho.

Gracias a la sierra que rodea la zona, los amantes de la micología disfrutarán de platos fascinantes donde los champiñones silvestres, morillas, chantarelas, boletus y níscalos, entre otros, son los protagonistas. Otros manjares de la tierra son los espárragos trigueros, las tagarninas, las calabazas rondeñas y diversas hortalizas frescas.

No hay que olvidar la famosa castaña del Valle del Genal, que da lugar a ricas recetas, en particular postres. Aunque como mejor se disfruta es comiéndola al natural.

gastronomía tradicional de Ronda conejo al ajillo

Ronda, tierra de caza

 

Estar rodeada de pura naturaleza hace que Ronda sea un enclave único para la caza. Además, la tradición y la mezcla de culturas hacen que los sabores, ingredientes y técnicas de muchos pueblos diferentes estén presentes en diversos platos de caza. El conejo es el alimento por excelencia en Ronda y, además, las recetas potencian todo su sabor: al ajillo, frito, con setas… En definitiva, todos platos de primera. Detrás de él, sobresalen el rabo de toro y aves como el pollo y la perdiz. De estas mismas materias primas nacen embutidos de creación artesanal como las morcillas y otro tipo de chacinas.

 

El dulce final de Ronda

 

No se puede finalizar una buena comida ni recorrido gastronómico que se precie sin destacar los postres de Ronda. Aquí entra en escena la influencia árabe de la cocina rondeña, que da como resultado el uso de la miel y las almendras, muy presentes en la mayoría de sus postres. Hablamos de los pestiños, las yemas del Tajo y las rosquillas que son postres perfectos para terminar un buen banquete en uno de los pueblos con más encanto de España.

También cabe mencionar las rosquillas de alfajor, los roscos de vino, las tortas de aceite, los mantecados… En resumen, siglos y siglos de la historia más dulce.

El mejor maridaje rondeño 

 

 ¿Qué mejor forma de maridar los platos y recetas típicas de Ronda que con un vino de elaboración local? La bodega La Melonera se ha encargado de la recuperación de las variedades autóctonas que traen hasta el día de hoy unos vinos excepcionales. Destacan:

Yo Solo. Esta referencia se ha convertido en todo un vino de autor. De cada añada salen al mercado unas 500 botellas, lo que lo hace aún más exclusivo.

Payoya Negra. Se trata de un tinto de al menos 12 meses de crianza que coge su nombre de una cabra autóctona andaluza con cuya leche se hace el queso de cabra Payoya en la Serranía de Ronda. Un vino muy personal, puro y con arte, que mezcla muy bien las variedades Tintilla de Rota, Romé y Syrah.

La Encina del Inglés. Un vino con aromas a fruta roja y negra del bosque, fresco con notas de hierba recién cortada. Este es un elegante vino tinto joven, con un toque de crianza y envejecido durante 6 meses en tinas de 60 Hl de roble francés.