Back to all inspirations

Hablamos con Ana de Castro, enóloga en The Wine & Country Club
Jun 8, 2021

Author

wineblog

Share this article

ana de castro

Esta farmacéutica de profesión aterrizó en The Wine & Country Club para convertirse en el alma mater del mundo vitivinícola que rodea a este innovador proyecto ubicado en Ronda, Málaga, para que todos los residentes puedan realizar sus propias cosechas y obtengan su mejor vino personal.  

Ana de Castro es una amante de la naturaleza y el vino, de ahí su giro profesional, motivado por la aventura. Considera que cada día es diferente en el mundo del vino puesto que da igual los planes que hagas que siempre surge algo nuevo y apasionante que te mantiene alerta y en constante aprendizaje. Hoy hablamos con ella para conocerla un poco más.

 

¿Qué significa TWCC para ti? 

 

Eco-lujo, The Wine & Country Club es el privilegio de poder disfrutar de un entorno en el que se cuida hasta el más mínimo detalle de la naturaleza, todo ello acompañado de unas instalaciones de ensueño y por supuesto, ¡poder hacer tu propio vino! Es sumergirte en el mundo de la viticultura y enología disfrutando de ello sin la más mínima complicación. No sientes prisas, no tienes estrés ni nada parecido a ello, solo tienes que preocuparte por vivir y hacer en cada momento lo que más te apetezca.

 

¿De dónde nació la idea de un proyecto tan eco inspirador?

 

Gracias a Jorge Viladomiu, el principal impulsor de este proyecto, un visionario que supo apreciar en la dehesa andaluza las características ideales para desarrollar un proyecto tan maravilloso y apasionante como este. Tras él, le siguieron otros tantos que no quisieron perder la oportunidad de extraer el máximo partido a una zona de Andalucía como es la Sierra de Ronda. Y no digamos su ciudad, desde que llegas, ya notas la magia y formas parte de ella.

ana de castro

¿Cómo es tu día a día en el Club? 

 

¡Nunca se sabe! Esa es la clave de que todos los días sean especiales. Siempre atentos a la naturaleza, a los viñedos y, por supuesto, a la evolución de nuestros vinos. Tenemos unas tareas preestablecidas, pero realmente dependemos mucho de cómo amanezca cada jornada, el clima, si el viñedo padece algún contratiempo, o si toca aplicarle ciertos cuidadoses una maravilla no saber qué te deparará cada día y estar a la expectativa de realizar tareas nuevas con cada salida del sol.

 

Sobre la vida en TWCC, ¿lo definirías como el destino perfecto para desconectar?

 

Pasear a caballo entre tus viñedos y las encinas centenarias, disfrutar en el porche de tu hacienda de un buen vino, que tú mismo has diseñado, tomar un baño en tu piscina escuchando la naturaleza, cenar bajo la luz de las estrellas, ¿qué s se puede pedir para desconectar? En The Wine & Country Club tienes todo lo necesario para olvidarte de que hay vida más allá, los problemas banales cotidianos y el estrés que algún día te persiguió más allá de la jornada habitual.

  

Y, ahora, pasemos a tu verdadera pasión, el mundo de la enología. ¿Qué define a un buen enólogo?

 

Un buen enólogo es aquel que sabe interpretar la naturaleza, los frutos que nos da la vid y elaborar con ellos, respetando el proceso, un buen vino. Sin mayores pretensiones, un excepcional profesional que sabe lo que tiene entre manos, no juega con la naturaleza, ni adultera ningún proceso, simplemente se deja llevar por su pasión, por lo que más le gusta, dando como resultado una elaboración única.

 

¿Cómo vive un enólogo el proceso de la vendimia?

 

Siempre con mucha ilusión, esperando todo el año que llegue el momento mágico de la vendimia. Al fin y al cabo, estamos en todo momento preparando las uvas para su llegada a la bodega. Un proceso que lleva tanto tiempo, dedicación y esfuerzo es esperado por todas las partes con gran esperanza, que todo salga bien, que no encontremos ningún contratiempo ya que la recogida de la uva lleva asociados unos tiempos que cuanto más se cumplan, mejor vino saldrá.

 

¿Cómo ayudas a los residentes con la elaboración de sus vinos?

 

El vino es muy personal. Hay que conocer a cada propietario, saber cuáles son sus gustos y, poco a poco, son ellos mismos los que me van guiando sobre cómo ir procediendo en cada una de las elaboraciones. Con esto quiero decir que cada vino es único, me dedico a contribuir a que cada propietario, tras la vendimia y proceso posterior, obtenga el vino que siempre ha querido, con los matices exactos y sabor lo más aproximado posible a lo que me solicitan.

¿Cuál es la receta gica» de un buen vino?

 

No hay una receta definida. Es aquel vino que te hace vibrar, que te apasiona, que te recuerda a algo o te hace viajar. Podemos tener dos vinos muy distintos en la mesa y que a cada persona le guste uno u otro indistintamente. El motivo es que el vino es algo muy propio de cada persona, algo subjetivo, como una opinión, igual de personal son las sensaciones que este te trasmite, por lo tanto, aunque haya vinos en los que la muchos coincidan, también hay opciones en las que las opiniones son muy dispares.

 

Define la cata perfecta.

 

La cata perfecta es aquella en la que todos participan. Da igual si sabes o no de vino, toda sensación o percepción ya sea visual, olfativa o gustativa es bienvenida.

El vino puede evocar en cada uno matices o recuerdos que se nos pueden escapar a otros. ¡Cuantos más comentarios sobre un vino mejor!

¿Eres de vino blanco o de tinto? ¿Cuál es el maridaje perfecto en cada caso?

 

Me gustan todo tipo de vinos, aunque últimamente me decanto más por los blancos o por tintos que no abusen tanto de crianzas en maderas. Prefiero los vinos puros que dejan expresar la variedad de uva con la que se elaboran y el terruño del que provienen. Sobre el maridaje, una buena conversación y unas risas con los amigos.

Por último, ¿considera Ana De Castro que en TWCC ha encontrado su Ikigai? 

 

¡Por supuesto! TWCC me permite disfrutar de la naturaleza, del entorno, de vivir cada día nuevas experiencias y de desarrollarme profesionalmente. De tener el privilegio de poder recuperar el patrimonio vegetal vitícola de mi Andalucía. Y, en definitiva, sentirme una privilegiada de poder trabajar en lo que verdaderamente me hace feliz.